• Luisa Fernanda Toloza

El buen asesor financiero para la empresa “Familia”

Actualizado: hace 5 días

Sin importar si uno es empleado, trabajador independiente o dueño de una empresa, la realidad que vivimos es que cada “Familia” es una empresa. La componen socios capitalistas que aportan económicamente para que esta empresa funcione, hay otros socios en proceso de formación para ser parte activa y productiva (los hijos), otros que aportan intelectualmente para contribuir al logro de mejores resultados y aquellos que desde su rol afectivo promueven la unidad y también el trabajo en equipo. Es por esto que en esta empresa todos aportan en algún sentido: emocional, material, intelectual y económico; siendo este último aspecto en el que vamos a centrar nuestra atención.

Las empresas se rodean de externos como lo son: asesores, proveedores, clientes, entre otros. Estos aportan significativamente a su desarrollo y mantenimiento, estableciendo en este proceso relaciones estrechas y de largo plazo. En el caso particular de la empresa “Familia” el asesor financiero es uno de esos proveedores fundamentales para el diseño y seguimiento del mapa de navegación que contribuya a optimizar la toma de decisiones y el logro de objetivos.

Un asesor independiente de la empresa “Familia” le aporta valor, promoviendo el análisis y la selección de las herramientas más adecuadas para el crecimiento y permanencia del patrimonio en el tiempo, evitando así el fracaso del proceso. ¿Por qué me refiero al fracaso? En términos de las finanzas familiares, fracaso puede ser: tomar decisiones sin un criterio de planeación, decisiones de inversión erradas, un deficiente manejo tributario desconociendo y no utilizando los beneficios otorgados por la ley, no estimular el ahorro ni el crecimiento patrimonial; y en definitiva no cumplir los objetivos y las metas financieras.

El buen asesor presenta una perspectiva con una visión más objetiva, imparcial y libre de conflictos de interés. Aunado a lo anterior, su experiencia y conocimiento en temas relacionados con los mercados de valores, finanzas, aspectos tributarios, jubilación, transferencia patrimonial, entre otros; contribuyen a la creación de valor para la empresa “Familia”.

Dado el gran valor que puede aportar, es importante elegirlo con cuidado buscando contar con una visión integral de los diferentes aspectos relacionados con el manejo de las finanzas de la familia, así como contar con una posición honesta, transparente, prudente, confidencial y objetiva.

A partir de lo anterior, resumo siete (7) ventajas de contar con un buen asesor Financiero para la empresa “Familia”:

1. Conocimiento y experiencia

Contar con el apoyo de un profesional que tiene la capacidad y el deber de estar permanentemente actualizado en todos los aspectos relacionados con la planeación financiera, y que con base en su experiencia práctica enriquece de manera significativa la comprensión integral del abanico de opciones que conduzcan al resultado más apropiado para cada caso particular.


2. Neutralidad en la toma de decisiones.

El buen asesor financiero siempre velará por los intereses de la familia por encima de los personales, siendo esta la premisa de su acompañamiento.


3. Velar por intereses de las partes minoritarias.

Si bien es cierto que su contacto directo y recurrente es con los socios que imparten instrucciones y toman decisiones en la empresa “Familia”, el buen asesor financiero vela porque sean tenidos en cuenta los intereses de todos los socios, incluso aquellos que no tienen un rol activo en la toma de decisiones. Su acompañamiento está encaminado a que la transferencia patrimonial, la estructura de manejo de los aspectos financieros de la familia y la toma de decisiones obedezcan a un plan de continuidad real para que el patrimonio de la empresa “familia” trascienda a las futuras generaciones.


4. Visión externa.

La visión que aporta el asesor financiero permite que haya una óptica más amplia y puntos de referencia a la hora de definir un camino o bien establecer prioridades con base en decisiones informadas. Es él quien puede aportar el punto de desenlace en las posiciones que no confluyan y que pueden retrasar la puesta en marcha de planes de acción importantes.

5. Transparencia.

Aportará una conducta correcta, promoverá que se sigan los lineamientos legales, aportando objetividad frente a las alternativas que busquen mantenerse en línea con los objetivos propuestos por la empresa “familia”.

6. Seguimiento y control al cumplimiento de metas y objetivos

Ayudará a definir el plan de seguimiento periódico que permitirá hacer los ajustes necesarios a lo largo del camino y al final cumplir con los objetivos trazados.


7. Planeación por objetivos

La planeación se asemeja a aquella escalera que le ayudará a llegar al siguiente nivel, ¿Cuantos niveles son necesarios? Los que la empresa “Familia” requiera, pero sin olvidar que cada objetivo particular de dicha empresa deberá integrarse con el objetivo general de optimización, permanencia y transferencia patrimonial.


En resumen, contar con un asesor financiero es vital para cumplir con el propósito de maximizar el patrimonio de la empresa llamada “Familia”, optimizando el manejo de sus recursos financieros para el logro de objetivos e incrementando la eficiencia en la utilización de estos y así mismo la rentabilidad. Por lo tanto, el asesor ayuda a planear, producir, controlar y dirigir la vida económica; entendiendo que la empresa “Familia” genera ingresos, gastos e invierte sus recursos para conseguir un objetivo financiero, crecimiento patrimonial y un mayor bienestar.


Por otra parte, el proceso de planeación con la guía del buen asesor financiero minimiza riesgos, errores, y busca soluciones reales que sean acordes con las necesidades de la empresa “ Familia”, evitando incurrir en decisiones como posibles endeudamientos innecesarios que redunden en el detrimento del patrimonio construido.


En definitiva, tener un buen asesor financiero de cabecera es contar con una visión objetiva, profesional, vigente y confiable para el manejo de la empresa “familia” en relación con las decisiones económicas que contribuyen a su salud financiera y a su sostenibilidad en el tiempo.


Luisa Fernanda Toloza Neira

Financial Planner

Synergy Investments SAS

ltoloza@fp.skandia.com.co

19 vistas0 comentarios